Manuscritos

Existen casi cuatro mil manuscritos griegos del Nuevo Testamento,

sepueden dividir en tres clases principales: papiro, unciales,

y minúsculas.

a. Papiro. La mayoría de los manuscritos importantes en papiro han

sido descubiertos de 1930 hasta esta fecha. De modo que esta fase de

la crítica textual es totalmente nueva.

Se conocen alrededor de 53 fragmentos del Nuevo Testamento. Los

más importantes son los papiros “Chester Beatty” de origen ingles,

quien tuvo la dicha de obtener algunos pliegos antiguos de papiro de

Egipto a fines de 1930 y principios de 1931.

En la antigüedad los rollos de pairo era el vehículo más importante

para transmitir y conservar el conocimiento humano, pero no solo se

empleaba para la escritura, sino que también se usaba la planta de

papiro para construir barcas y  con su corteza se construían las velas

de navío.

Nuestros primeros manuscritos de piel datan del siglo IV. Estos fueron

formados de piel de animales, las cuales eran convertidas en hojas

finas y lisas a través de un minucioso proceso.

La tarea de los papirólogos consiste en estudiar todos los textos

antiguos, como descubrir, conservar, identificar y publicar los

manuscritos antiguos. A pesar del nombre que les ocupa (Papirología)

también se encargan del estudio de textos antiguos en pergaminos,

vitela, cuero y otros materiales.

b. Unciales. La palabra uncial “significa literalmente de una pulgada de

alto”. Así se llaman a estos manuscritos porque están escritos en

letras grandes y cuadradas. El material es vellón (piel de un ovino) y

datan del cuarto al décimo siglo. De este tipo de material existen

todavía alrededor de doscientos manuscritos y los dos mas antiguos

son el Vaticanus y el Sinaiticus que datan del siglo IV.

c. Minúsculas. De estos manuscritos hay alrededor de 2,400 que los

eruditos conocen. Ya que datan del fin de la edad media o sea del siglo

noveno al siglo decimoquinto, los cuales tienen mucho menos valor

que los unciales. A las minúsculas también se les llama “cursivas” por

estar escritas en un estilo de ese tipo, con palabras tras palabras,

letras que frecuentemente están juntas.

A veces se oye que hay “miles de lecturas alternativas o diferentes en

los manuscritos griegos del Nuevo Testamento”. Técnicamente es

verdad. Pero en la realidad, la vasta mayoría de esas variaciones no

tienen importancia alguna, puesto que las diferencias son nada más

asuntos de ortografía o de forma gramatical. Las variaciones

verdaderamente significativas llegan solamente a “una milésima parte

de todo el texto. En las palabras de Hort vemos; y ninguna de esas 

variaciones afecta adversamente asuntos de doctrina. Puesto que

tenemos alrededor de 4,000 manuscritos del Nuevo Testamento

griego, completos o en partes, no necesitamos sentir la más mínima

inquietud en cuanto a si poseemos un texto básicamente fidedigno

que se aproxima sumamente al original exacto.

source: http://fredy91306.tripod.com/id50.html


About this entry